Ideas ante la necesidad – Hoy, barbijos

Ya se está convirtiendo en una necesidad el uso del barbijo, para protegerse uno y proteger al otro.

Esto genera, como siempre que la comunidad tiene alguna necesidad imperiosa, la idea de la especulación. Un barbijo puede costar de $ 50 a más de $ 150 cada uno. Todo un presupuesto si vemos que solo pueden usarse una vez.

Gracias a quienes se preocupan en generar ideas, primero en Corea del Sur y luego otros países generaron alternativas más económicas y prácticas.

En nuestro país, uno de quienes difunden estos sistemas, con el respaldo de sus conocimientos es el Dr. López Roseti, quién posteó en Instagram dos propuestas una más artesanal que la otra, para ambas utiliza tela de algodón. En la primera dobla la tela a lo largo unas cuatro veces, anuda sus extremos con gomas elásticas que luego se usan para sujetar el barbijo en las orejas y le coloca den la parte entre la cara y la tela un papel de cocina doblado en cuatro. Una vez usado, el papel se tira y la tela se lava con agua caliente y jabón y sirve para otra vez.

La segunda propuesta es la usada en Corea, es armar el barbijo, con costura, son dos capas de tela de algodón, con una abertura en la parte superior donde se introduce el papel de cocina y cuatro tiras para anudar en cabeza y nuca. Usado éste, se tira el papel y se lava el barbijo.

Comento esto por dos razones. Una, vean como se generan ideas ante la necesidad. Hoy que estamos en crisis por la pandemia mucha gente arma estos barbijos para donarlos y su economía doméstica. En este y otro momento, puede ser una idea para analizar si se puede transformar en un negocio rentable, una oportunidad de ganar un dinero ante la imposibilidad, por la cuarentena, de hacer otras cosas que nos acerquen un recurso económico.

Gracias Dr. Roseti por la difusión de ésta idea.